Philip Campbell, director de ‘Nature’ desde hace 16 años: “nuestros cerebros están cambiando a una velocidad insospechada hace diez años”


Link a la entrevista en “la Vanguardia”: “Censuramos datos de virus para evitar el bioterrorismo”.

Por qué censuran datos en el artículo sobre virus de la gripe?
Porque la tecnología para manipular ese virus cada vez es más fácil, barata y accesible: para lo bueno y para los malos.

¿Debo preocuparme?
Debemos estar vigilantes, sobre todo los científicos y laboratorios de referencia. Cuando publicamos artículos sobre la gripe aviar, creíamos que era un virus difícil de mutar en el laboratorio: hoy sabemos que no lo es tanto.

¿Por eso censuraron el artículo?
Lo que hicimos fue eliminar de la edición para el público algunos de los pasajes más sensibles que sí facilitamos a los científicos acreditados. De ese modo, salvaguardamos la seguridad sin entorpecer la necesaria comunicación entre científicos.

¿Fue una iniciativa propia?
Tenemos un consejo de seguridad científica que supervisa los trabajos, en el que participan el FBI; la CIA y las agencias de salud pública e investigación más importantes y nos reunimos periódicamente.

Ya habían censurado artículos sobre la fabricación de artefactos nucleares.
Si me permite, creemos que la biotecnología es potencialmente más dañina aún que la tecnología nuclear, porque un artefacto nuclear lo puede encerrar bajo llave, pero un virus no es fácil de controlar una vez ha sido creado.

¿La ciencia puede crear virus más peligrosos que la naturaleza?
Estamos muy cerca de poder crear en un laboratorio, con tecnología relativamente sencilla, organismos capaces de desempeñar funciones muy particulares.

¿Para lo bueno y para los malos?
Aunque la naturaleza está creando esos organismos continuamente, así que lo que los humanos hagamos no tiene porque ser más dañino necesariamente.

¿El virus de la gripe por ejemplo?
La gripe natural de 1918 fue una pandemia terrible. Pero la ciencia hoy también puede crear artefactos muy peligrosos.

Deme alguna noticia esperanzadora.
Hemos avanzado muchísimo en la detección de planetas. Y, en tal cantidad, que no sería improbable que en alguno exista vida.

¿Evidencias?
Esa afirmación es un acto de fe por ahora. Y, aunque se convirtiera en un hecho y descubriéramos esa vida, estaría tan alejada que difícilmente podríamos interactuar con ella. Pero las consecuencias filosóficas y existenciales para nosotros serían enormes.

¿En qué sentido?
Cuando enviamos personas al espacio no pensábamos que la visión de la tierra desde el exterior cambiaría nuestras conciencias y lo ha hecho. Hoy la tierra es un sujeto en nuestra conciencia; no solo nosotros en ella.

¿La ciencia da sentido a nuestra vida?
Yo no soy antirreligioso, pero tampoco religioso. Y no puedo darle más sentido a nuestra existencia del que le dieron genios como Beethoven o Einstein y otros talentos desconocidos en la cadena del conocimiento humano de la que todos formamos parte…

O al menos lo intentamos.
…Y en la que se integrarán mis hijos y sus hijos y todos los jóvenes que nos seguirán.

Es mejor que la nada.
Pero el problema de avanzar en el conocimiento del universo es que, cuanto más aprendes, más insignificante te hace sentir, pero, al mismo tiempo, más maravillado te sientes por nuestra capacidad de comprenderlo. Tal vez eso tenga algún sentido.

¿Cuál tiene para usted?
A mí me hace optimista. Creo que el conocimiento y la ciencia derrotará a la sinrazón de las dictaduras y los intereses que niegan evidencias científicas como la evolución o el cambio climático.

Algunos lobbies lo ridiculizan.
Lo que no comprendo es porque, en lugar de utilizar esa evidencia como estímulo para el crecimiento económico, por ejemplo de la industria del automóvil, insisten en desacreditarlo: ¿sabe cuántos empleos crearía la masificación de las energías renovables y su introducción en los vehículos?

Adaptarse duele.
Otra línea de futuro en la investigación es la relación cada vez más abierta entre genética y medio; entre adaptación y herencia. Es la crucial disyuntiva “Nature vs. Nurture”: saber si influye más en los seres la herencia genética o la influencia del medio.

¿Qué pesa más la herencia genética o lo que se adquiere después?
Parece que la herencia genética no es una caja ni tan cerrada ni tan invariable como creíamos. Tal vez interactúe y se deje influir por el medio durante nuestra vida.

¿Nuestros genes nos influyen, pero no nos condenan?
Por ahí apunta la investigación, Otra disciplina que adquiere velocidad y trascendencia de vértigo es la neurociencia. Creo que nuestros cerebros están cambiando a una velocidad insospechada hace diez años.

¿Cómo y por qué?
El otro día iba con mi hijo, también astrofísico, en coche y pusimos el GPS y discutimos los errores que, al cumplirse la teoría general y especial de la relatividad, generarían en las mediciones. Busqué datos en internet con mi móvil y hallé una web magnífica especializada en esos errores. Antes hubiera tardado semanas en localizar a esos especialistas. Esa fluidez está cambiando nuestras mentes…Y para bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: