Vivir como un español cuesta tres planetas Tierra


El planeta entró en deuda ecológica el 21 de agosto, según un estudio de la New Economics Foundation (NEF). Aniol Esteban, jefe de economía ambiental de este centro de estudios británico, propone otro modo de consumo.

Aniol Esteban, biólogo
Aniol Esteban, biólogo


¿Qué quiere decir que hemos entrado en deuda ecológica?

Que hemos acabado con el presupuesto ecológico anual del planeta. Que consumimos más de lo que el planeta puede producir cada año. Es como si en una cuenta bancaria, con 100 euros y unos intereses del 5% anuales, gastáramos más que los intereses que obtenemos. Estos intereses son lo que tiene la población para abastecerse, para consumir. Pero si gastamos más de ese 5%, perdemos capital de la cuenta.

¿Y eso ha ocurrido siempre?
Desde hace entre 25 y 30 años estamos consumiendo parte del capital natural. Lo paradójico es que esta pérdida de riqueza se contabiliza como positiva en nuestro sistema económico.

¿Y por qué el 21 de agosto?
Nosotros lo que hacemos es comparar el consumo global de la humanidad con los recursos que le tocan para ese año. Si la humanidad tuviera que vivir sólo con la dotación que le toca ese año, al ritmo de consumo actual, sólo llegaría al 21 de agosto. Y cada año la fecha en que entramos en deuda ecológica se adelanta.

¿Es una deuda que pagarán las futuras generaciones?
Consumimos no sólo recursos de las futuras generaciones, sino también de las actuales, los de dentro de 5, 10 o 20 años.

¿Estamos viviendo a crédito?
Estamos pidiendo un crédito ecológico al planeta. La crisis económica nos ha mostrado las consecuencias de un modelo que nos anima a vivir por encima de nuestras posibilidades financieras. Pero peores son las consecuencias de vivir por encima de nuestros límites ecológicos. Lo vemos con los impactos del cambio climático, el colapso de stocks de pesca o la competición por recursos alimentarios y energéticos. Si todo el mundo tuviera el mismo nivel de vida que el de España, necesitaríamos tres planteas. Y si quisiéramos tener el de EE.UU., se necesitarían cinco.

¿Necesitamos otra manera de medir el progreso?
Debemos medir de otra manera el sistema económico. El PIB no nos dice nada sobre el estado del sistema natural que sustenta esta actividad económica; sobre si la gente es más feliz o la sociedad más o menos justa. Economistas como Peter Victor y Tim Jackson están trabajando para diseñar un modelo económico que no dependa del crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: