La cara oculta de la crisis


El 1% de la población mundial concentrada en las opulentas élites económicas del primer mundo dispone del 80% de las riquezas de la tierra. En estas potencias habita también una minoría de la humanidad (15%) con envidiables estándares sociales de vida en un estado paranoico de consumo que devora los recursos del planeta a un ritmo implacable. Ahí, incontadas toneladas de carne, verduras y granos básicos terminan en la basura rechazadas por comensales sin hambre. Nadie calcula tampoco, el consumo de combustible que se desperdicia en monstruosos vehículos de ocho cilindros, para que una darling en Estados Unidos por ejemplo pueda ir al mall a comprar productos que nunca usará (leer noticia completa).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: